dissabte, 10 de setembre de 2016

bicicletas



b i c i c l e t a s

[…] y era aquella penumbra
rutilante
de los cuartos añiles encalados,
en aquellas horas
de los días del estío errante […]

que la vida era eso,

pasajera,

y no otra cosa que un cúmulo de tardes
transcurridas
en pérgola extranjera,
espiando,
ciegas de detalle,
los balcones amigos,
las bicicletas tumbadas  con prisa
en bocacalle,
en el apresurado deje del delirio
de aquellas largas horas
del  humo entre las gotas
y de los sueños colmando anaqueles vecinos,
ahítos los techos de temperatura,
ajenos a los ritos,

solo mi belleza
imantando la tuya



ophelia riu(carmina ral)