dijous, 4 de febrer de 2016

no tenía palabras…



no tenía palabras…

que podía decir yo…
de las mínimas imprentas
de mis pasos
tatuando el alquitrán
de los asfaltos,
que podía decir yo…
de los deseos contenidos
en la cuadrícula del papel
cuadriculado,
que podía decir yo del avión
que sobrevolaba  la ruta garabato,
que podía decir yo…
de los faros enclavados
bajo el azul-bosque
de tus manos,
que podía decir yo…
cuando volvíamos a la vida,
tras eones sin mirarnos. 

Carmina Ral