dilluns, 18 d’abril de 2016

como un fantasama cuerdo

 

c o m o   u n    f a n t a s m a    c u e r d o


en el  día sin puertas

[me diluyo

con una efervescencia

[contenida

para hacerme en el centro

                        [de tu mano

hueco   ergonómico,

 

vigía,

 

y es entonces,

desprovista de amianto,

que en el ardor de la sequía

se me pega una leve  acritud

                             [a las encías             

cuando te encuentro

en esa inmovilidad

que presentía,

inmortal,

como un fantasma cuerdo

ante el espejo exterior

                        [de la avenida,

que dibujando un círculo

en el vaho,
mira…mira…


carmina ral (ophelia riu)