dilluns, 4 d’abril de 2016

p á j a r o s p o l a r e s


p á j a r o s     p o l a r e s


nada  era verdaderamente cruel…

los albatros errantes me miraban

tararear

“ Scarborought   Fair “


pero no buscaba a Batman

tampoco encontré a Uriel

solo la glacial  pulsión

en los brazos en cruz del arlequín  loco

que robó

las alas  de Sarah Guyard-Guillot


patrullaba…

un acantilado

herido por la luz


sin crimen bajo la  almohada

opacando el tragaluz :


la  compasión  no era aún una sustancia  tóxica…


y  únicamente  en  el improbable territorio

del pájaro  polar


agosteaba el rayo

la ola  boreal
 
carmina ral  (ophelia riu)