divendres, 19 d’agost de 2016

cedo




c  e  d  o

aquí no hay heroínas

temo

la corpórea arquitectura
 de lo frágil,

temo el hilo de estroncio
donde resido

como funambulista hábil
suspendido
entre la belleza  roja y fría
de la llama que acaricia,

que me canda

y cedo
a ese fulgor de alevosía,

al intraducible fuego
de lo pleno,

temo al miedo

carmina  ral (ophelia riu)